De “eso” yo no hablo
25 julio, 2022 por
Marisa Ledezma

“Eso” es un término que muchas mujeres utilizan, cuando se refieren a sus relaciones sexuales.

¿Conoces a personas que dicen: allá abajo, para referirse a sus zonas genitales?.

Mujeres que les ponen nombres infantiles para nombrar su vulva, su vagina, su ano?.

La gran cantidad de mujeres que escucho en mis reuniones de tupper-sex y también en mis  talleres de sexualidad tienen mucho pudor al escuchar hablar de placer, de clítoris,  de orgasmos  y mucha más vergüenza si tienen que explicar lo que sienten o lo que les gustaría sentir en sus relaciones sexuales.
Si bien a partir del siglo pasado las mujeres comenzamos a hablar mas abiertamente de nuestro mundo femenino y de nuestras relaciones sexuales, todavía son muchas, las mujeres que interpretan a la sexualidad como algo “no santo” 

-De “eso” yo no hablo porque…


Escuché muchas justificaciones de porque no hablaban o no querían escuchar hablar de sexualidad. “el sexo es cosa de hombres”, de “ciertas mujeres”, “hay una edad para disfrutar”.

Conversar sobre los tabúes de nuestra cultura, y como ellos modelaron  nuestra vida sexual, quizá arroje un poco de luz a tanta desinformación por nuestra parte y muestre el trabajo  perfectamente elaborado, por quienes nos quisieron hacer sentir, que el cuerpo de la mujer y su expresión es vergonzosa y  pecaminosa.

“La sexualidad pertenece al ámbito de la intimidad, de eso no se habla”.

En el Siglo XVII comienza la represión de la sexualidad, con la burguesía. Para dominarla, se la reduce a ni siquiera nombrarla. Si algo no se nombra no existe, ¿no?

Es en este momento donde aparece el pudor, el puritanismo y la censura, en las “buenas familias''. Pero, como era necesario la descendencia entonces el mandato fue; Las “buenas mujeres” sólo tienen relaciones sexuales para tener hijos. 

No es exagerado si digo que: nos quitaron el poder sobre nuestras vidas.

¿Cuánto poder tiene una mujer, o un hombre? si es dueño de su cuerpo, de sus deseos, de su placer

Nos enajenaron de nuestro cuerpo, nos enseñaron a mirar para afuera para saber cómo teníamos que actuar, qué teníamos que decir y hasta como teníamos que sentir. Nos llenaron de culpa y nos esclavizaron.

Pero en nosotras aún está el poder de la creación, la conexión con la naturaleza, la intuición, el deseo de estar más vivas que nunca y nuestra sexualidad se expresa en cada uno de nuestros dones. ¡Cada vez somos más las mujeres que vamos recuperando nuestro poder sobre nosotras mismas y vamos animándonos unas a otras!.

Un fuerte abrazo

Marisa Ledezma
Profesora de Sexualidad y empoderamiento en Amaris Natural
Marisa Ledezma
25 julio, 2022
Share this post
Categorías
Editar
Archivar