¿De qué forma extraemos los principios activos de las plantas?
Para el uso de las propiedades de las plantas
6 noviembre, 2023 por
Eva Ruth González García
| No comments yet

¿De qué forma extraemos los principios activos de las plantas?

Vamos a verlo

Las plantas son una gran fuente de principios activos que nos proporcionan beneficios a muchos niveles.

¿Qué son los principios activos?

Es la parte de la planta que tiene poder curativo, es decir, es la sustancia responsable de la actividad farmacológica.

Podemos ver por ejemplo de las hojas de la planta Digitalis lanata el principio activo digoxina del que se obtiene un medicamento que estimula el corazón. O la Morfina que se extrae de la amapola (papaver somniferum) siendo uno de sus principios activos.

Las medicinas en sus orígenes eran eso, extracciones de las plantas mediante distintos procesos, en las que obtenían “brebajes” que curaban enfermedades.

Cuando la ciencia… y sobre todo las empresas y laboratorios farmacéuticos, entran en el juego, empiezan a imitar moléculas de la naturaleza, y a transformar lo que nos da de forma natural en una forma de negocio. No se puede negar que se salvan muchas vidas. Pero como naturópata, tampoco puedo obviar que para el cuerpo es siempre mejor algo que reconoce como natural que lo sintético artificial…

Por ello sigo con la elaboración de mis propios “preparados” o busco buenas casas de productos naturales que me ofrezcan lo mismo de forma natural. Y siempre que puedo, ese es mi recurso para sobrellevar alteraciones de salud.

Dentro de la aromaterapia, la cosmética natural, la fitoterapia, incluso los jabones, utilizamos macerados, extractos glicéricos, tinturas, infusiones, hidrolatos… de muchas plantas que tenemos a nuestro alrededor y que nos pueden brindar todo su poder en forma de principios activos.

Pues no, no todas tienen principios activos medicinales, pero aunque los tenga, no todas las plantas son adecuadas, si se han utilizado pesticidas, o están cerca de las carreteras, o fabricas… no va a ser una planta adecuada para nuestros preparados. Se deben buscar plantas silvestres, alejadas de carreteras, de gente, de polución. Si las cosechamos nosotras, siempre mejor, que sea de forma ecológica. Y si las compras en un herbolario igual, ecológicas.

¿Cómo hacemos las extracciones?

En realidad, es muy sencillo, pero antes de saber como hacerlo es muy muy importante saber que planta queremos utilizar, saber reconocerla, y estar seguras que es ella y no otra parecida. Natural no significa inocuo, eso no lo podemos olvidar. Para ello, siempre es bueno utilizar un buen vademécum en el que nos explique las propiedades de la planta, sus utilidades, la forma más adecuada de extraer sus principios activos. Ya que eso depende de la planta y del principio activo que deseemos extraer, porque son afines a distintos solventes (el liquido donde dejamos en remojo la planta).

¿Qué podemos hacer con nuestra planta?

Primero de todo recolectarla de forma adecuada, y SOBRE TODO con respeto, solo una pequeña porción por planta, dejando que siga su ciclo de vida afectándola lo mínimo, por lo que iremos recogiendo de planta en planta.

Una vez recogidas dejaremos secar o usaremos un deshidratador para ello. Si las compramos ya en bolsa no hay problema, ya vienen secas para utilizar. En éste caso, verifica que es la planta que queremos, la parte que deseas utilizar (ya que si viene triturada a veces no se diferencia bien) y que ponga la fecha de recolección, ya que con el tiempo se van perdiendo los principios activos.

¿Qué podemos hacer con la planta seca?

Podemos hacer:

1.- Un macerado o oleato: en este caso mezclaremos la planta con aceite vegetal. Ya hemos hablado de ello en otras ocasiones. Se extraen los principios activos solubles en aceite. Y las proporciones habituales que utilizaremos en 1 parte de planta por 10 o 20 de aceite, lo que vemos como 1:10 o 1:20. Dejaremos nuestro preparado por 21 días.

2.- Tintura: Maceramos la planta en alcohol. La graduación del alcohol depende de la planta, puede ser de 30º, 40º, 50… eso lo tendremos que mirar en el vademécum, donde nos indicará la graduación. La proporción que utilizaremos es de 1:5, es decir una parte de planta por 5 de solvente y lo dejaremos entre 7 y 15 días macerando.

3.- Extracto glicérico: En este caso utilizaremos agua y glicerina, 1 parte de glicerina vegetal y 2 de agua. Y utilizaremos una proporción que puede variar de 1:3 a 1:5. Y lo dejaremos macerando con la planta entre 15 y 21 días.

4.- Infusión: Es el método más tradicional que tenemos, el más utilizado y más sencillo, simplemente ponemos una cucharada sopera de planta seca por cada vaso de agua de infusión. Ponemos agua a hervir, y cuando rompe a hervir añadimos la planta.

Los tiempos de infusión dependerá de la materia prima, no es lo mismo si son semillas, raíz o tronco que necesitaremos más tiempo de ebullición que si es flor que serán segundos. Retiramos del fuego, dejamos reposar y colamos.

5.- Extracto acetólito: En éste caso usaremos vinagre de manzana puro en proporción 1:10 o 1:20. Es un método poco utilizado pero es una forma de no utilizar el alcohol.

Y Dejamos macerar 15 días.

Una vez transcurrido el tiempo que necesite cada preparado, ya solo nos queda filtrar, poner en un frasco final donde etiquetaremos poniendo el nombre de la planta, el nombre en latín de la misma, el solvente donde se ha macerado, y la fecha de filtrado.

A partir de aquí ya podemos empezar a utilizarlo! Es maravilloso ver como los solventes cambian de color, como los principios activos viajan del interior de las flores, hojas, raíces... al liquido final para darnos la posibilidad de utilizarlos en nuestros preparados. 


Doy las gracias a la naturaleza por cada uno de las cosas que me permite hacer. GRACIASSSS

Un abrazo aromático
Eva Ruth González García
Profesora y responsable de Amaris natural


Eva Ruth González García
6 noviembre, 2023
Archivar
Identificarse to leave a comment